COMO Y DONDE PODEIS COMPRAR MIS LIBROS

jueves, 21 de julio de 2016

LOS ESPEJOS DEL RECUERDO



No me vuelvas a hablar de esa manera
no me vuelvas a hablar en ese tono
no desprecies la mano que te brindo
no te acerques a mí que me das asco.

Has perdido el respeto por ti mismo
has perdido tu brújula y tu norte
y ahora rompes mi espuma con tu quilla
y embarrancas tu casco en mis islotes

pliega trapo, arria tus banderas
echa el ancla, vacía tu sentina
que la cólera helada de mi furia
barrera tu cubierta hasta pudrirla.

Fui tu hembra, tu esposa, tu criada
fui la flor que lucias en el pecho
consentí tus queridas y rameras
aguante tu soberbia y tus deshechos

pero hoy el copón se ha desbordado
y la sangre me hierve y me arrebata
ya no aguanto tu necia prepotencia
no soporto tu orgullo magullado

Mírate en los espejos del recuerdo,
quien has sido, quien eres y quien fuiste
y veras que te quise, y te soporto
aunque solo nos unan los recuerdos,
aunque ya no merezcas esa mano,
aunque solo merezcas mi desprecio.

jueves, 14 de julio de 2016

SÓRDIDAS CLOACAS



Ha llovido sangre desde entonces
desde que tu caudal inundaba mis entrañas
que tus caricias barrían mis reductos
que tus espumas hervían en mi playa.

Han caído mil lunas en mi cielo
desde que tu lengua saciaba mi barbecho
que tus palabras cantaban en mi cauce
como cascadas de luz en el silencio

Pero el rocío se transformo en escarcha
tus dedos cantarines en tenazas
tu lengua degeneró en ganzúa
y tus brazos en cárceles extrañas

Hoy te miro y ya no me emocionas
ya no tiemblo de amor cuando me abrazas
ni se abre mi flor ante el zumbido
de tu boca apestosa y desquiciada.

Quédate eructando en otras mesas
quédate vomitando en otras camas
revolcando tu cuerpo nauseabundo
en las sábanas sucias de tus guarras
pero a mi no me toques ni el recuerdo
no me ensucies con tus palabras falsas
con tu sexo rastrero y moribundo
de pudrirse en sus sórdidas cloacas.

jueves, 7 de julio de 2016

CERDOS CON PIEL DE LOBO




Hay hombres falsarios, hombres de dos caras, de corazón de cartón piedra. Hambres amables, caballeros incluso serviciales mientras no ven peligrar su predominio, hombres capaces de abrirte la puerta pero que no te dejan elegir que puerta, hombres que te sirven el vino siempre y cuando bebas de su vino. Son los mas peligrosos, ladinos, tramposos, arrastrados, capaces de llorar lagrimas de hiena y reir sonrisas de cocodrilo. Cuando descubres su juego, cuando quieres librarte de su telaraña entonces muestran su autentico rostro, intentan anularte, hacerte creer que dependes de ellos, que tu no vales ni para alegrar su cama, entonces se quitan la piel de lobo y muestran su pellejo de cerdo, porque tu amabas al lobo noble y poderoso y no al rastrero cerdo. 
Desconfía de quien te quiere hundida, de quien se quiere necesario a tu costa, quien en verdad te ama te ofrecerá la mano para izarte, no para tenerte dominada, quien en verdad te ama quiere que vueles a su altura, que compartas con él esos paisajes que desbordan los sueños, no te entregues a quien te ofrece un nido y te corta las alas, vuela alto en pos de las estrellas sin gavilán que te señale un techo. Quien en verdad te ama te elevará en sus brazos pero jamás te dejará postrada en el silencio, vuela mujer, extiende tu plumaje y elévate mas allá de su guarida, no necesitas guarda, vigía ni enfermero, tan solo acepta amante y compañero.

sábado, 11 de junio de 2016

LA SILLA DE TU GRUPA


No te cierres, no empujes, no me arrastres
sólo trenza tu mano con la mía
úncete a mi cintura con tus brazos,
no me obligues a ver lo que tú miras.

Yo no quiero ser remo de tu barca,
yo no quiero ser pluma de tus alas,
quiero volar, navegar codo con codo,
compartir nuestra vida y esperanzas.

Déjame caminar siempre a tu lado
no me obligues a mantener tu rumbo
compartamos timón mano con mano
y tracemos la estela los dos juntos.

Yo no quiero ser lastre de tu nave
yo no quiero ser silla de tu grupa
herradura para calzar tus yeguas
ni pilón donde abrevar tus dudas.
Si no sabes vivir como un nosotros
trágate tus mentiras una a una.

viernes, 10 de junio de 2016

CHEQUE EN BLANCO




¿Que puedes pedirme si ya te di todo 
y nada me diste?
¿Que puedes pedirme si en un cheque en blanco
la vida te dí ?
si el cuerpo y el alma, la fe y la esperanza
me robaste un día,
aquel día infausto en que entre otros pechos
te sentí gemir.

Te di mi pasado y mi porvenir
mi siempre y mi nunca, mi huerto y mi fuente
la sal de mi tierra, mi playa y mi hogar
y me quedé a solas con tu indiferencia
tu ausencia y mi mal.

¿Que puedes pedirme si todo perdiste
en otras partidas?
¿Que puedes pedirme si yo entre tus brazos
la vida perdí?
apenas me quedan recuerdos flotando
después del naufragio,
jirones de vida colgando en las rocas
donde malviví.

Perdí mi futuro y aquello que fui
me quedé desnuda flotando en la noche
vagando vacíos, muriendo por tí
y ahora pretendes que borre y olvide 
cuanto te sufrí.

sábado, 14 de mayo de 2016

CRÍTICAS DEL LIBRO


En mis ya largos años como comentarista literaria he tenido la suerte de disfrutar en origen de libros que me han sorprendido, que me han encantado o que me han aburrido, pero ninguno de ellos me ha causado la indescriptible sensación que Jardines Descolgados ha conseguido inocularme. Desde que me perdí entre Las brumas de Avalon, hasta despertar del sueño con Caricias y mentiras ha sido una travesia entre borrascas y marejadas, pero recalando en playas de recóndita belleza. Jardines descolgados es un libro que te sacude las ramas del alma, un aguacero furibundo que arranca las hojas mortecinas pero sazona las raices. Si crees que lo has leido todo, atrévete con él, puede que no te guste, pero no te dejará indiferente.

Marta Montalt. (Poesía indignada)

jueves, 7 de abril de 2016

RESEÑA DE LA REVISTA POETI E POSIE




Jardines descolgados es un rosario de poemas en el que la autora combina habilmente rosas y espinas hasta hacernos sangrar los dedos del alma. El lector se convierte en espectador privilegiado del eterno combate entre Venus y Marte en el escenario de una jungla en donde la pasión y el erotismo luchan a muerte contra el desamor y la traición.
Jardines descolgados es un libro irrepetible, un ejemplar único en la poesía contemporanea que puede convertirse en un clásico si recibe el apoyo mediático necesario. De lectura imprescindible en estos tiempos en que la violencia de genero vuelva a arraigar en nuestra juventud.

Esther Cañadas. (Poeti e poesia)
http://www.poetipoesia.com/

sábado, 5 de marzo de 2016

TAHUR DE MEDIO PELO



Has salido aullando como un chacal vencido,
has huido arrastrando la panza por los suelos,
sin mirarme a la cara, sin mirarte al espejo
y una lágrima se ha escapado de mis ojos.
Pero no saques pecho que por ti no he llorado
si no por lo que fuiste y aún te crees que eres.

Llegué a quererte un poco, lo confieso,
te entregué unas fichas del casino
para jugar conmigo y las perdiste,
apostándolo todo en otras mesas.

¡Mal te ha ido, tahúr de medio pelo!
Para ganar hay que tener redaños
y por tener, no tienes ni coraje,
ni dignidad ni hombría ni badajo.

Revuélcate con tus perras descastadas
que se pondrán gustosas panza arriba
y moverán el trasero agradecidas.
Mas no busques mujer que te soporte.
Fornica con tu harén de zorras viejas
y no te acerques que volveré a morderte,
a restregarte mi odio y mi desprecio.


 

domingo, 28 de febrero de 2016

VIEJA RAPOSA


Y cerraste los ojos
Para no ver las llamas de mi ira
para encajar el golpe
para tragarte de un sorbo la ignominia.
Y humillaste la frente
Para fajar los puñales de mi furia
Para buscar refugio
En el negro silencio de la huida
Pero no habrá una sima
Donde puedas verter tanto veneno
Ni una guarida
Donde poder escapar de los infiernos
No habrá un arroyo
Que te entregue sus aguas cristalinas
Solo los charcos 
Se abrirían a tu lengua viperina
Yo te maldigo
Y maldigo tu nombre y tu linaje
Vieja raposa
Asaltante de placidos corrales
Zorra encelada
Carroñera, traidora y malasangre.

lunes, 11 de enero de 2016

EL HIERRO DE TU LANZA




¡Volver a sufrir después de tantos años!
¡Volver a vivir después de tantos siglos!
la noria gira y la vida nos arrastra
por barrancos de arenas y de riscos.

No tengo fuerzas para seguir luchando,
para cruzar de nuevo este desierto
pero suenan clarines de combate,
tomo la espada y salgo a campo abierto.

Me dejaré la piel en cada lance
me dejaré la vida en la estacada
desgarraré tu peto con las uñas
te arrancaré la cota a dentelladas.

Pero no dejaré que te sumerjas
en la noche vacía del pasado
ni que subas el puente de tu almena
ni que intentes cobrarme los portazgos.

Mas si siento que el aire me abandona
y que pierdo tu aliento y tu mirada,
moriré cuerpo a cuerpo entre tus brazos
ensartada en el hierro de tu lanza.